viernes, 17 de octubre de 2008

Cuando A y B se unen

El mundo avanza, pero no el hombre. Hoy en día la humanidad es capaz de unir una serie de componentes para montar ordenadores y poder hacer de todo, pero se sigue sorprendiendo de ver a un hombre de otra nacionalidad por la calle.
Lo explicaré con un ejemplo. 1915, Alemania. Batallas encarnizadas de la Gran Guerra. Ese es nuestro contexto. El mundo ha desarrollado unas armas de guerra terribles, destructoras, capaces de devastar tropas enteras en un solo día. En esos momentos se empieza a cambiar el ejército. Se necesitan menos guerreros y se necesita más gente que sepa apretar el botón en el momento idóneo.
Tanto en la “Linea Maginot” (toda la frontera del este de Francia con trincheras) como tanto la parte alemana cercana a Rusia eran unos auténticos cementerios humanos. Todas esas armas llegaron a generales de unos 50 años, cerrados, “de pueblo” que se suele decir. Acostumbrados a tener a decenas de miles de soldados a sus órdenes. Pensaban que con ellas eran dioses, que nadie les podría ganar. Si ganaban guerras con espadas, con armas como la primera MG o similar, no habría nadie que pudiera entrar en su país.
Armados, ambos generales de los dos bandos se miraban en una llanura. Pensaban que como se desarrollaría la batalla, no estaban tan acostumbrados a ver una así. La industria había ido muy rápido y la guerra más, no había habido tiempo para prácticas, además los dados ya estaban tirados, como dijo Caesar, “Alea iacta est”. Tras la calma que precede a la batalla, comenzó la misma. Como hubieran hecho en el siglo XVIII mandaban las tropas rusas a los “antecesor”, a la avanzadilla. Unos mil hombres para medir la fuerza rival. Allí fueron y allí fueron masacrados por una simple ametralladora. Ya sabían que fuerza tenía el enemigo, por lo que volvían una y otra vez a enviar más y más y más y si no funcionaba a la caballería, la mejor arma belística hasta el momento. Así, sin apenas despeinarse y por la mentalidad cerrada de 4 gatos, hubo batallas con centenares de miles de muertos.
Y de eso quiero hablaros. Del tema “A”: “La evolución tecnológica superior a la evolución mental humana” y “B”: “La estupidez humana”.
A): 2.5 millones de años para evolucionar de una piedra hasta un micrófono para mal utilizarlo. El gran bien que han hecho y que podrían hacer y son unos medios de difamación y control terribles.
El micrófono es un aparato electrónico de sonido con perímetro acolchado que permite la transmisión de la voz, o lo que se pretenda retransmitir en modo de audio, a distancia. Actualmente su mayor uso es el medio de comunicación. Que por definición sería una entidad que pretende la información detallada y continua de los acontecimientos que suceden.
En estos momentos la radio con mayor audiencia es la deportiva (hablando en general). La retransmisión de los partidos o los resultados que se van aconteciendo con una variable (mayor división, país, mejores equipos, equipos de una provincia, etc.). Haciendo mucho bien a gente que con ellos se entera de lo que, por motivos “alienus” a ellos no han podido presenciar o simplemente no les apetecía, alegrías, de ascensos, de hechos históricos (quien no se acuerda del “Gol de Aiert por la Cope”), que no hacen más que ponernos la carne de gallina. E incluso tienen una función mayor, la de informarnos de desgracias, de descensos, de hechos que nos apenan a todos e incluso de agresividad, violencia y racismo. Así de verdad entiendes qué es peligroso y que no. Por esto aseguro que tanto el micrófono, como los medios de comunicación, son fundamentales, como todos los inventos del mundo. Gracias a ellos, por ejemplo, nos hemos enterado de unos racistas en Zamora que deben de ser acusados, sancionados y deplorados por la sociedad.
El problema viene cuando la difamación, el atraso mental humano y el control de masas los utilizan para el control de la población y mentir para vender más.
B): Tiene que ser muy importante porque Einstein dijo que era lo único infinito junto al universo. No voy a ser yo el que trate el tema en profundidad, me niego, no soy quién, hay miles de personas con más letras (digo… ciencias) que yo para hacerlo, pero deseo hacer un esbozo pequeño en este ensayo. Por desgracia, nuestro actual país es uno de los peores en cuanto a educación, cosa que es para presumir. Pero no ha sido siempre así, bueno, sí, a quién pretendemos engañar. Vivimos en un país de gente estúpida, pero no por simplemente el acto de serlo, sino de serlo por ser “cerrado de mente”, de evitar el cambio que tanto miedo da.
Te puedes encontrar con cientos de personas con un carácter, con unos ideales, con unos pensamientos. Te puedes encontrar con gente inteligente, con gente tonta, con gente que es inteligente pero que no quiere aprovecharla. Te puedes encontrar incluso con gente realmente “estultius”, “nescio” (tonto, sin ciencia) pero que merecen un respeto, son gente de campo, que lo que más teme es perder sus ovejas, o que en invierno haya demasiada escarcha, gente cerrada, por ser de pueblo, por depender del clima, por estar aislado; por mil cosas. Desde la ciudad “nos reímos” de ellos aunque luego sepan 80 veces más de la vida que nosotros. Pero no, para mí ellos ni son un problema ni son tontos, ni racistas por sorprenderse de ver a un ecuatoriano (en su pueblo nunca habían visto a ninguno), sino aquellos que siendo de ciudad tratan de evitarlo. Esa gente que es de una ciudad-pueblo como es Zamora que tiene todo lo peor de una ciudad y todo lo peor de un pueblo, que al unirse hacen una peor ciudad todavía.
Nos encontramos plagados de gente reacia al cambio, que se siente segura votando al PP, aunque no sepan ni que prometan ni quién lo promete. Que se encuentran a gusto haciendo lo de siempre, viendo lo de siempre y criticando al progreso que nunca reciben, (Si quieres entender lo que digo ve el capítulo 12 de la primera temporada de futurama, minuto 18-19). Pero ojo, no les ofrezcas progreso, que tanto critican porque nunca llega, porque lo rechazaran. Se llama hipocresía (ej.: parking 3 cruces, ¿Para qué aparcar tu coche bien si puedes quejarte 5 horas al llegar a casa de que no has podido hacerlo a gusto?).
A y B son dos problemas graves. Pero cuando se unen y B coge el micrófono causando A. A + B procrean un C terrible, aumentando la mentalidad cerrada de B y causando que pidan más control de A.
Espero que las ecuaciones finales las entiendan las gentes de letras.

5 comentarios:

cassano dijo...

Tremendo texto, toda la santa razon.

M@r@ dijo...

No sabia que tenias blog,está muy tio..Te pones filosófico y mola:)

Bss

Ale dijo...

si hicieras cosas de estas mas a menudo te ganabas mi respeto (del todo). Eso, y de propina un polvo =)

Higuain dijo...

Yo te amo, mola el texto aunq es largo, pero estoy con la opcion b xDDDDD

Estebita2008 dijo...

Mientras he leido el texto le he dado al manubrio