jueves, 25 de diciembre de 2008

Zamora-Salamanca

Y es que, ladiess & gentleman, la inspiración llega en cualquier lado. Ya sea por proposito propio, como otras actualizaciones, o yendo a clase en un autobús rutinario.

Aspectos de la vida cotidiana que te marcan y, sobre todo, queman por dentro hasta el más puro. De un odio momentáneo es de donde saqué esta inspiración para actualizar.

3 Horas de sueño, escasas, y 5 horas de clase por delante. Cualquier crispación hace aflorar los nervios. El más ligero movimiento y un efecto dominó desencadenaría, cuanto menos, una ostia en la cara.

Te sientas agusto, adelante. Sin ánimo de molestar a nadie. ¿Qué esperas? Que, cuanto menos, no te lo hagan a tí. Nada más lejos de la realidad.

4 Niñatos, jóvenes, que se creen más guays que nadie, sobre todo por sentarse atrás, perifericamente, se reían para que vieras que eran felices. Lo necesitaban, sino contaban con la atención, no podían llegar al climax necesario.

Entonces, armado de paciencia, cansado de aguantar mis sobreesfuerzo, falta de sueño y a la periferia, entendí que era el nacionalísmo:


Una zona peroférica, que cree (o lo es) distinta, necesaria de atención y que trata de crispar al resto de la gente, para llegar al climax. Mientras el estado "opresor" aguanta un sobreesfuerzo por mantenerla.

4 comentarios:

M@r@ dijo...

No has entendido mi actualización....No esque no crea en el amor,ya que sueño con ello,pero aun no lo he encontrado por eso escribo esas cosas....

Feliz navidad RObus

jaio dijo...

Está clarísimo que la única bala que termina contigo es una de plomo, y que la retórica es una payasada. Pero llega un día en que está bien soñar que el sinsentido de los asesinos se puede terminar.

Luchar debería ser una palabra polisémica, en la que no todo tendría que significar violencia. Ni mucho menos muerte.

robus dijo...

Luchar es tal y como dices. Pero al lado de esa acepción debería venir "perder el tiempo".

Sir Kronen dijo...

El maravilloso mundo de los Zamora - Salamanca. Ayy, les debemos la vida, nos hacewn comprender cosas complicadas, creo que incluso se puede entender el conflicto árabe - israelí jajaa