viernes, 16 de enero de 2009

...

Patético, desconsolado, estúpido, apático. Así era él sin ella. Sólo una noche que no pasaran juntos era capaz de cambiarlo completamente, de dejarlo sin vida, sin ilusión, de hacerlo un actor pasivo en un mundo que le iba a ser extraño.

Salían a diario a pasear, "a conocer mundo" decían. Una ciudad extraña que poco a poco desentrañaban juntos, como no. Lo importante no era conocerla, era disfrutar el uno del otro. Horas y horas caminando, cogidos de la mano y hablando de vanalidades, como una pareja de octogenarios. Pero ¿Qué más da, cuando estás enamorado?

A veces simplemente caminaban, aunque fuera sin hablar, a veces simplemente se sentaban; pero todo juntos. Pero ella un dia marchó, sin decir nada, como si "fuera a por tabaco", con el móvil desconectado y sin dar señales de vida.

Sintiéndose así, mientras veía la teletienda, se preguntaba ¿Que soy yo sin ella?

4 comentarios:

M@r@ dijo...

La verdad que no se de dodne sacas estos temas,pero me parecen buenos para desahogarte,si es que tienes que hacerlo.
No te desanimes porque no te firmen,esto irá creciendo poco a poco,ya verás.


Bss Robusssss

Yo dijo...

Lo peor del amor es cuando pasa,
cuando al punto final de los finales,
no le quedan dos puntos suspensivos..¿?

Ale dijo...

me gusta mas cuando escribes así que cuando escribes de futobl o politica.
a ver si lo haces mas a menudo ya veras como te firmamos mas¬¬ !

Anónimo dijo...

Pero de dónde sacas estas histórias??? Bueno la verdad que son curiosas,


Orgullo ;)